7.12.2017

Una ojeada a: 9. 13 Reasons Why

¡Ahora han entrado a un nuevo inicio!

Welcome to Ya Viene... Todo a su Tiempo, a unique blog where a few days ago, there was a paper about Bachata Rosa and today you’ll see a review of a controversial series. (Bienvenidos a esta dimensión, un espacio donde el anterior artículo trató acerca de un disco muy romántico y donde hoy verán una reseña acerca de una serie viral y controversial).

Yo vi la serie doblada, y me gustó. Empiecen a maldecir en los comentarios. ¡Adelante! ;)

Dejando a un lado las posibles rarezas de esta columna, introduzco a ustedes el regreso de una sección de este blog que prácticamente estaba moribunda, gracias a los múltiples análisis de discos y la saga de cierta agrupación argentina, las cuales a día de hoy ya no van a interferir mucho para la realización de una nueva entrega de Una Ojeada: Este espacio por el cual han pasado películas, series, animes y hasta libros.

Esta es otra serie creada por esta organización que está revolucionando el mundo del entretenimiento audiovisual. Comenzó con House of Cards, y ha alcanzado varios hitos en el mundo de las series con producciones como Orange is The Black, Stranger Things, The Get Down y la sobreexplotada Sense8 (Cuya fanbase demostró ser tan fastidiosa como cualquier mosca a medianoche).

Esta es la novena entrega, hoy veremos esa serie viral en Abril y Mayo de este año: 13 Reasons Why, producida por Netflix. ¡Comencemos!

Lado Izquierdo: Portada del Libro Original de 2007
Lado Derecho: Dylan Minnette (El protagonista) sosteniendo el primer cassete

Por 13 Razones es originalmente un libro escrito por Jay Asher, el cual narra una historia acerca de una chica que se suicidó, no sin antes crear 13 grabaciones dentro de 7 cassetes; los cuales explicarían cada una de las razones por las cuales terminó con su vida. Incluiría explícitamente a cada uno de los culpables de sus desgracias que la condujeron a su fin inesperado. Lo anterior es un resumen bastante corto y simplón de la trama de esta pieza literaria, la cual gozó de fama inicialmente en Estados Unidos.

¿Qué sucedió con la adaptación televisiva creada por Netflix y viralizada hasta el completo hastío? Desde que se estrenó el 31 de Marzo de 2017 le fue bien, se habló de cierta productora famosa que estuvo implicada, tuvo popularidad y buena fama, todos hablaron de esa serie, todos se encariñaron, todos la restregaban en cada red social conocida y todos pidieron a gritos una segunda temporada que fue inminente.

Ahora que ya pasaron las expectativas, el hype, y el fastidio que significaba ver las múltiples recomendaciones; podemos tratar con este material de una manera más objetiva y realista. Honestamente, no daba 3 centavos por esta cosa antes de poder presenciar sus 13 capítulos. No obstante, me terminó sorprendiendo. A continuación, veremos punto por punto cada apartado de la serie.

Introducción de la Serie. Ahora sí veremos todo explicado

La trama: 13 Reasons Why lleva una historia seria, donde el hilo conductor es la perspectiva del protagonista, Clay Jensen, sobre cada una de las cintas que grabó aquella chica que ya no existe, cuyo nombre era Hannah Baker. La historia es llevada de manera adecuada y los momentos presentes en esta serie son impresionantes. Se esperaba que modificaran o agregarán apartes que no estuvieran presentes en el material original para que se sintiera con más fuerza el impacto de ciertos hechos clave de la historia; y pues, es de aplaudir que estas adiciones se sintieran más como un complemento y no como un estorbo dentro de esta trama.

Otro apartado bueno son los detalles sutiles que la serie nos muestra para saber si estamos viendo hechos del pasado o del presente: El juego de luces y colores son claves a la hora de saber si en la respectiva escena Hannah estaba viva (colores cálidos) o muerta (colores fríos). Para los menos pendientes (como yo, al principio), está cierta cicatriz en la cara de Clay que puede facilitar para los espectadores el poder reconocer las escenas de los distintos momentos. Cuando observen la serie, podrán entender este último detalle con mayor claridad.

Clay: —Hannah, van a hablar mal acerca de nuestra historia
Hanna: —Tranquilo, casco. Tengo lista una cinta para aquel chico

Como puntos malos, puedo notar ciertas situaciones que quedaron al aire y sin un contexto específico (Cierta golpiza hecha por un co-protagonista o el por qué ciertas cintas no fueron eliminadas en primer lugar por ciertos personajes que no querían su difusión) durante los primeros capítulos. Otro defecto es la lentitud con la cual los relatos se van desarrollando... Me explico, hay situaciones que son tan insignificantes y sin mayor relevancia, y se centran mucho en ellas... como si el resto de la historia no tuviera mucho que ofrecer. Eso puede traer como consecuencia la lentitud de la trama en ciertos capítulos, aunque afortunadamente no llega a un nivel en el cual pueda cansar al espectador (por suerte).

Sí, el suicidio es un tema difícil. Pero, por favor, no hagan enfoque en ambigüedades (Algo que tal vez podría ser un defecto del mismo libro). Más bien, céntrense en la relevancia de historias con más peso y sin tanto “relleno”. Fuera de eso, el ritmo no es tan cansón y las situaciones de la historia (ya sean originales del libro o añadidas) son interesantes.

El guion/Las actuaciones: Para un tema de este calibre, tiene buen guion. Es creíble el peso que se le dan a muchísimas escenas gracias al trabajo de estos dos componentes. No son perfectos, y siempre existirá aquel punto negro en el tablero blanco, donde la inexpresión y los diálogos forzados hace de las suyas. Sin embargo, hay un trabajo cuidado en los diálogos y en la interpretación de los personajes. Además, es increíble que un elenco en su mayoría compuesto de actores jóvenes logré un estándar de interpretación digno de calidad.

Buena excursión. La toma es de cierto capítulo donde los personajes evolucionan. ¡Cierto, ya vamos para ese punto!

Los personajes: No es House of Cards, donde hasta los secundarios con menos apariciones tienen esa evolución inesperada; pero es una serie bastante competente en el desarrollo de personajes. El argumento se va creando gracias a los comportamientos y construcción de distintos personajes. Clay es el ejemplo más claro. Hay también personajes secundarios, “culpables” del destino de Hannah y que evolucionan hacia una actitud más razonable o más agresiva: Justin, Alex, Tyler; por mencionar algunos nombres.

Ahora que me doy cuenta, lastimosamente la mayor parte del elenco femenino juvenil no tienen ese preciso desarrollo. Destaco más a las señoras Jensen y Baker, que al ir comprendiendo las diversas situaciones van adoptando actitudes de mayor madurez que las que poseen al principio. Por Hannah puedo pasarlo por alto, porque es un personaje que simplemente ya no existe en el tiempo presente de la serie. ¿Pero qué hay de Sheri, de Courtney? Los personajes empiezan y se mantienen sin una evolución muy notable. Skye sólo empieza a destacar hacia el final de la serie. Jessica es la que tiene un rol más destacable, pero desde ahí... ya no veo más relevancia.

¿Qué hemos hecho, Clay? Estás a poco tiempo de averiguarlo.
De izquierda a derecha: Zach, Tony, Justin, Sheri, Jessica y Courtney

A nivel personal, me sorprendió más la actitud cambiante que va teniendo Tony. Un personaje que es establecido como un ángel protector inteligente y casi perfecto (Sí, a veces es medio fastidioso), se le van notando sus errores personales que se van estableciendo poco a poco para que pueda resolverlos junto al amigo con el que pretende tener una mutua comprensión (Clay) y junto a su pareja, a la que dejo por fuera de las situaciones relacionadas con Hannah durante mucho tiempo.

Buenos personajes, una evolución clara y notable. No es constante en cada personaje, pero se nota un buen trabajo para establecer el camino que tomará cada uno.

La música y el BGM: Simplemente, es adecuado. Perfecto no es. Ni siquiera es tan sobresaliente, salvo cierta hermosa canción que encontrarán un poco antes de la mitad de temporada. Concuerda con los momentos que se van formando en cada capítulo. El impacto que construye, se ayuda de las distintas pistas existentes en el soundtrack. De nuevo, no es HoC como para exigirle un gran portafolio de piezas instrumentales bien estructuradas; aun así, es competente con el contexto de la serie.

Un soundtrack que yo considero 50:50. Premio al que diga en que episodio sale este track

A veces es memorable. Otras veces es irrelevante. Pero sería deshonesto al decir que no es buena. (PD: Ciertos tracks exageran en cuestión de efectos fuertes y sintéticos. Molesta un poco). ¡Es buena y un poco más!

Doblaje: Extraño. Raro. Irrelevante para muchos. Fue doblado en mi país natal, Colombia (jajajajajajajajajajajaja... Podría extender esto todo el día). Me sorprendió esta decisión, pues Netflix en la mayoría de las ocasiones encarga este trabajo a industrias ya consolidadas, como México o Venezuela. Ahora fue Colombia, cuyos doblajes son desde buenos hasta muy cuestionables o pésimos.

Eso sí. La interpretación en la serie es superior a la del trailer. Buen juego.

En síntesis, no me pareció malo. Pero en ocasiones, las cualidades de la voz pueden no ser equivalentes a las características de los personajes o a las emociones que adquieren en sus momentos más trascendentales. Recomendación: Intenten verla doblada para notar falencias, y a la vez apreciar cierta evolución positiva que ha tenido el país cafetero en cuestión de doblajes. Intenten verla subtitulada si no quieren sorpresas ajenas a las actuaciones originales o si quieren ser “superiores” por formar parte del jodido “primer mundo”. ¡Todo queda a su gusto! ;)

Antes de finalizar, vamos a una nueva sección de estas ojeadas (y que de pronto se volverá su favorita): ¡Les presento a Carajolandia!

Carajolandia: Rápidas respuestas a juicios hechos por fanáticos/odiadores del material
Abogado del Diablo. Proceda a Resolver...

1.  La mejor serie del mundo. No, ni por asomo. Hay mejores cosas que esto. En serio. Vean la ya mentada House of Cards o Bojack Horseman, dos exponentes de la excelencia en géneros como el drama o la animación para adultos.

2.  Una serie mala. Tampoco. Trae un entretenimiento justificado y bien elaborado. Con errores, pero tiene también aciertos varios a favor.

3.  No trata realmente el problema del suicidio. Aunque su equipo de trabajo lo intente, la real intención no es esa. Es sólo una perspectiva. Emular la realidad plenamente sería difícil, y los aspectos vistos sólo dan una faceta. No intenten hallarle la quinta pata al jodido gato.

4.  Complejidad desperdiciada. No es la vida real. Es ficción. Puede ser inspirado en la realidad, pero hasta ahí. Si quieren real ayuda dada por la serie, vayan a su página web y ahí arreglan. La serie no tiene por qué hacerlo.

5.  Hannah es un personaje para ser empático. No, no completamente. Es un ser humano. Tiene defectos, errores y metidas de pata que sus inteligentes espectadores son capaces de detectar. A veces es comprensible, a veces fastidia. Los personajes no pueden ser unidireccionales todo el tiempo. No va a ser veraz todo el tiempo, entiendan.

6.  No hay personajes mal manejados: Error. ¿Cierto, Bryce? ¿Cierto, Señor Porter? ¿Cierto, Courtney? Lo siento, no todo es color de rosa. Y hay muchos más aparte de esto. ¡Carajo!

Después de probar este ejercicio de relajación mental y exorcismo interior, vamos a la conclusión que puedo elaborar luego de analizar detalladamente cada uno de los puntos clave que tiene esta viralidad. Era necesario que pasará aquella época en la que la serie fue “la última moda” para que este vistazo fuera más objetivo y más honesto. Por lo cual, presento el resultado final.

Al final no salió tan mal ubicada la serie. No cae en la mediocridad. Hay cierta química... ¿Verdad, Hannah y Clay?

En suma, 13 Reasons Why es un producto bueno. Sí, hay que admitirlo. Pese a los distintos desfases que puedan existir respecto al ritmo de la serie o a sus personajes, no se torna pesada de ver y es una serie con estándares competentes. No comparto la idea de que Por 13 razones represente fielmente la realidad de los suicidios (y no lo hará); sin embargo, existe una elaboración cuidada en diferentes aspectos en la que, como espectador y reseñador, no es necesario calcar la realidad para obtener un trabajo con puntos bien formados.

Eso sí, tengan cuidado a la hora de mirar la serie. No es apta para todos los públicos y seguramente no la recomendaré para aquellos que no soportan ver escenas fuertes o que tienen comportamientos con tendencias al auto daño. Si eres uno de ellos, te recomiendo que pidas ayuda y que no te sientas abandonado en esta vida: Habla, avisa, denuncia y no mantengas el silencio. Lo digo con toda la sinceridad posible. De resto, es un entretenimiento con una calidad relevante.

Veredicto: Netflix no decepciona con este buen trabajo.  No sorprende, no revoluciona, (¡Carajo!) ni siquiera hay una excelencia constante. No obstante, logra tener características resaltables tanto originales de la fuente literaria como adicionales del contenido audiovisual que la logran convertir en una propuesta atractiva. Me sorprendió encontrar un contenido interesante en un sitio donde las redes sociales explotaban la viralidad: Eso no pasa todos los días. Entretenimiento carismático con grandes pretensiones que no satisface, pero cumple con ser un trabajo decente con buena calidad.

Termino esta ojeada diciéndoles que sigan pendientes a esta dimensión, la cual seguirá en constante actividad durante un mes más. ¡Hasta la otra!


“Ahora el fin marca un nuevo inicio”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario