6.24.2017

Un sueño llamado Soda Stereo – Capítulo 8: Terapia de Soda Intensiva

¡Ahora han entrado a un nuevo inicio!

Con el paso de 4 meses de ausencia del compilado más importante (hasta el momento) de este blog, hoy regresamos a ver los últimos pasos de aquella experiencia rockera archiconocida en América Latina bajo el nombre de Soda Stereo. Esta vez, veremos una propuesta que fue muy aplaudida en su época y que rompió con los moldes establecidos respecto a lo que era en principio el concepto fundamental de un evento único como lo es un MTV Unplugged.

El trío, en la antesala de uno de los conciertos más significativos bajo la firma de MTV.

Olvídense de ver calificación aquí, porque el disco está compuesto en su mayoría por nuevas versiones de melodías ya existentes creadas por el trío + cierto material rechazado de Sueño Stereo + la interpretación al estilo “Soda” de un cover de una canción original de Vox Dei, un grupo argentino. Advierto desde aquí que no veremos todo lo que se hizo en el Desenchufado; no obstante, se verá lo que, a mi juicio personal, fue lo más representativo de esta obra especial. Sin más que comentar, demos comienzo:

Comfort y Música para Volar (1996)

1.  En la ciudad de la furia [ft. Andrea Echeverry]
2.  Un misil en mi placard
3.  Pasos
4.  Entre Caníbales
5.  Té para Tres
6.  Ángel Eléctrico
7.  Ella usó mi cabeza como un revolver
8.  Sonoman
9.  Planeador
10. Coral
11. Superstar
12. Zoom*
13. Cuando pase el temblor*
14. Terapia de Amor Intensiva*
15. Disco Eterno*
16. Paseando por Roma*
17. Génesis (Cover de Vox Dei) *

* Estas canciones no salieron en el disco original de 1996, sino en una reedición de 2007
Autoría de las canciones inéditas: Cerati (8-11); Bosio (8,9,11); Alberti (8,9,11)

Entrada Limitada. Sonido Natural (y sintético). Una experiencia sin igual. [Crédito a FlacoStereo por la imagen]

Mi elección será de 7 canciones (sin incluir las 4 inéditas o el cover). No todas se pueden considerar como la perfección en pasta o al menos sobresalientes (Sí, hay algunas flojitas o que poco varían frente a sus versiones originales). Por ende, quiero comenzar con un contenido ligero y a la vez, excepcional:

El Des-enchufado

a)  Entre Caníbales: Un cambio mínimo, pero notable en la distribución de compases es lo que se nota en primera instancia. El bajo y la batería van armando un camino amónico por el cual la guitarra va caminando poco a poco, dejando rastro de cada uno de los sensuales acordes que tenía la melodía original. La voz, más fresca y con más calma, relata esos instantes de amor y desenfreno salvaje. Y los violines del final logran añadir el toque de seducción que le pudiera faltar a esta pieza. Se ve sencilla, oculta complejidad y es sobresaliente en su salsa (Aunque sea rock, aja).

Entre Caníbales... el dolor es veneno, nena. Y no lo sentirás, hasta el fin... Mientras te muevas lento,
Y jadees el nombre, que mata...

b)  Cuando Pase el Temblor: La más interpretada por el trío en giras, presentaciones, eventos, etc. Y aquí no podía faltar. El cambio trasciende más allá de la interpretación vocal de Gustavo Cerati (que ya se nota más enérgica). Un instrumento de viento (posiblemente una zampoña) que se siente más realista; el constante sonido de la pandereta; además del apoyo de ciertos sintetizadores que no opacan el tono precolombino de la canción. Con alargue al final, solos de guitarra y bajo crean ese contenido adicional que se tornó frecuente en los últimos conciertos del grupo.

Ya no tendremos que hablar... del temblor. Te besaré en el templo, lo sé... Será un buen momento!

(¿Sabían que no se utilizó ningún track del álbum Signos en este Unplugged? Ahora que lo noto, me parece demasiado raro...)

c)  En la ciudad de la furia: Creo que, junto con Te para Tres, es el contenido más recordado en este Des-enchufado. Y se justifica con la aparición de la vocalista de Aterciopelados como intérprete invitada, la cual giró junto a Soda Stereo en la breve gira de conciertos de este Unplugged. Esta pieza nos transmite el sentimiento de una noche oscura, con un desespero que el silencio acalla, y con una ciudad que continúa su rumbo. El contraste de la voz de Gustavo puede recordar un poco a lo sucedido en Entre Caníbales: calma, sobriedad. Los arreglos instrumentales no se quedan atrás, al brindar esa atmosfera lenta, relajante, tranquila. Cada conjunto de notas que salen del bajo de Zeta pueden ser orgasmos musicales, subidones. Respecto a Andrea, se puede ver su manejo impecable de la voz en una atmosfera distinta a la de su zona de confort en Aterciopelados. Esta melodía sobresale, sin duda alguna, dentro del álbum.

Te desnudaré, por las calles azules. Me refugiaré, antes que todos despierten.

d) Pasos: La más corta de este disco. Pero no hay que subestimarla, porque su ejecución es concreta, bien formada y excepcional. En simples palabras, es una versión acústica de la original de Sueño Stereo. Agradezco infinitamente que no se hayan incluido sonidos electrónicos o de sintetizador, porque no eran de mi agrado en la primera versión. Esta es la muestra de que el minimalismo se puede formar sin recurrir a técnicas facilistas o mediocres: Una melodía en la que la batería descansa para dar exclusivo protagonismo a todas las cuerdas presentes (violines y guitarras). Se convirtió en una de mis preferidas (a nivel subjetivo).

Es igual a un laser, la pasión actúa por reflejo. De uno a dos, de dos a tres... Yo, prefiero seguir tus pasos.

e) Un misil en mi placard: Hay sintetizadores... muy pocos, por sí lo querían saber. Es casi acústica y una renovación total del concepto que se llevó a cabo en el álbum debut del trío. Tal transición de un género new wave y post-punk a una especie de pop-rock con vestigios de folk. La juventud y la ironía también se dejaron a un lado para mostrar la pasión y el realismo con el cual la interpretación vocal irrumpe en toda la canción. ¿Por qué los violines tienen que ser tan sensuales en la mayoría de piezas tocadas? Es naturaleza del instrumento, tal vez. Lo que sí puedo asegurar es que esta nueva versión es competente, con muy buena ejecución y gran impacto.

Algo ocurrió, una extraña sensación, un presentimiento...
Tuve que dejar de hacer el amor, en el momento

f) Terapia de Amor Intensiva: Unas notas de piano son las que nos introducen a una nueva forma de ver esta tonada. La que sería el último track de Doble Vida ha sufrido cambios notables: Desde la aparición casi nula de cuerdas eléctricas; además del foco excesivo (y maravilloso, por cierto) que se le da a la interpretación de teclado; hasta la única existencia de sintetizadores en el mero principio. De ahí en resto: Un paseo lujoso de acordes y armonías que interactúan entre sí dentro de una de las canciones más románticas de Soda Stereo. Puede que no destaque frente a otras, pero brilla por sí sola por su calidad. (PD: El Solo de Piano al Final es ASOMBROSO).

Lo que tus labios no puedan besar, se esfumará... Y no escucharás más palabras lascivas.
¡En la terapia de amor intensiva!

g) Té para Tres: Terminamos las versiones Unplugged de tracks antiguos con otra joya de Canción Animal. Una que evoca tristeza, impotencia, realismo del más puro. Si bien, no logra tener esa melancolía extrema que lograba la sencillez de la versión original; si transmite sentimientos de reflexión y nostalgia, por mencionar algunos. Irónicamente, es mucho más compleja a nivel instrumental que su equivalente de 1990; aunque... este no es un MTV Unplugged normal. Agregar ciertas secciones de otros artistas (como Spinetta), e incluir más variedad respecto a teclados, sintetizadores y bajo no le queda nada mal. Todo lo contrario. ¿Memorable? Claro que sí. ¿Excelente? No. ¿Es satisfactoria? En cierto modo, sí.

El eclipse no fue parcial, y cegó nuestras miradas. Te vi que llorabas (Te vi que llorabas)... por él. Te para Tres.

Inéditas de Sueño Stereo

I) Sonoman-Planeador: Sonoman es una banda de sonido instrumental en su totalidad. Carece de voces cantadas y el único registro vocal se encuentra al final. Varios instrumentos acoplados junto a sintetizadores van elaborando esta pieza cual señal de ajuste musical para alguna canción posterior. Tranquila, sin caer en lo aburrido. No es excelsa; aun así, es buena. Para cerrar la primera parte, un hombre comenta: “Ya se los advertí, aquí tienen música... para Volar”; e inmediatamente empieza Planeador. Esta es una melodía de dream-pop con influencias psicodélicas, donde la distorsión del bajo es el atractivo principal (claramente acompañada de sonidos sintéticos y otras cuerdas). Con líricas que hablan acerca de una aventura abstracta en un mundo imaginativo, la pieza resulta ser un experimento exitoso de Soda respecto a otros géneros menos explorados.

La ternura de tu duda, mi habitual rincón. En cada mínimo detalle, creo oír tu voz...

II) Coral: Una canción que me recuerda un poco al punk rock de Green Day compensado con otra capa de rock alternativo al estilo Soda. La letra narra las incidencias de “comenzar de nuevo” y todo lo que ello implica (o al menos, eso entendió el autor de estas columnas). La batería es muy relevante y preside casi toda la pieza, con una guitarra eléctrica siguiéndole y un bajo poco notable. Aceptable, porque no es del todo convincente.

Corre y sueña bajo el sol, siente que lo alcanza. Liberada del temor, de volver a casa.

III) Superstar: Un inicio con el intro alterado de cierta canción titulada De Música Ligera. Para fortuna o infortunio (aún es discutible) de nosotros, el track toma un rumbo distinto... más específicamente hacia las reminiscencias de un britpop reinante en aquella época (Soda y sus influencias británicas casi siempre haciendo de las suyas). “No hay más que hacer, ya todo está hecho” es lo que narra esta pieza. El bajo regresa de su descanso para ser el protagonista de esta rola a pleno. Y tanto batería como guitarra le van secundando. No es nada del otro mundo, es aceptable. Puede cansar después de 4 veces, y no es una que vayas a recordar mucho por su calidad.

Mírame, y hablas de empezar de nuevo...

Cover de Vox Dei

* Génesis: Uno de los puntos álgidos de una pieza magna de ópera rock representativa para el rock argentino. Comenzando por el principio en calma constante y avance progresivo, pasando por una parte vocal excepcional y terminando con uno de los solos más orgásmicos de todo el rock mundial... SÍ, MUNDIAL. Es épico, no muy fácil de hacer y armónico frente a todo el contenido restante de este principio bíblico. No me alcanzan las palabras para describir este Bonus Track. Lo único que sé es que este cover es una de las joyas valiosas poco reconocidas de este movimiento latinoamericano de rock. Así de simple.

Hombre que te miras en las aguas para ver quien sos
Mírame si quieres verte porque imagen mía sos.

El desconectado fue un rotundo éxito, abrió las puertas para más presentaciones del trío y consolidó la imagen “renovada” que el grupo había querido transmitir desde Sueño Stereo. Sin embargo, no todo estaba perfecto. El agotamiento creativo de las tres mentes envueltas en este proyecto ya se hacía muy presente en cada ensayo o cada concierto. El interés de Gustavo por experimentar nuevos caminos sin depender de ese hilo conductor llamado Soda Stereo también empezaba a cobrar factura.

Y comenzando 1997, ya se estaban esparciendo rumores de una posible separación de la que, en aquel entonces, era la banda más reconocida de rock en Latinoamérica. Antes de finalizar el ciclo, y antes de que se confirmara o se diera aquella separación; se dieron ciertos momentos interesantes en el punto final de la vida de la agrupación...

Ya se acercaba el momento de decir adiós

Hasta aquí llego con esta columna. Esperen las dos últimas partes de esta serie que me ha apasionado hacer durante más de 1 año; un homenaje bien interesante a aquel nombre que revolucionó la música latina durante la década de los 80 y los 90. ¡Nos veremos en una próxima ocasión!


“Ahora el fin marca un nuevo inicio”