1.09.2018

AlbumEscape #8: La Trenza – Mon Laferte (2017)

¡Ahora han entrado a un nuevo inicio!

Bienvenidos al 2018, estimado público. Este año representa el inicio de una nueva temporada de proyectos aquí en Ya Viene... Todo a su Tiempo. Algunos caprichos personales, otros tratando los temas del momento, algunos más por votaciones, y demás por pedido del público… Definitivamente va a existir de todo en este nuevo año.

Anuncio que posiblemente entre Marzo y Junio del presente año no van a crearse tantos artículos como en años pasados (Esto debido a una causa que contaré en días posteriores). Aún así, espero que disfruten mucho el contenido que puedan presenciar durante los dos primeros meses del año. Después de estos cortos anuncios, seguimos con la columna de hoy.

Una votación algo sesgada del año pasado en las redes sociales presenciaba que La Trenza sería uno de los primeros discos en ser analizados en el nuevo año. Así que, aquí está este nuevo AlbumEscape con un álbum que consolidó el reconocimiento de Monserrat Bustamante Laferte (mejor conocida como Mon Laferte) a nivel internacional.

Monserrat Bustamante Laferte... Artista chilena que ya cuenta con unos cuantos años en el medio!

Por increíble que parezca, la carrera de esta artista inició desde el poco lejano 2003, quién resultó destacarse por lo alto en un programa de talentos chileno que le brindó la oportunidad de la financiación de un primer álbum. En ese entonces, se presentaba con su nombre real en diversas presentaciones relacionadas con el formato cazatalentos. No obstante, decidió continuar con su vida al apartarse del mundo televisivo y comenzando una nueva vida en la Ciudad de México.

Las dificultades fortalecieron a la cantante durante los primeros años que residió en el Distrito Federal. Las presentaciones en bares y sitios públicos como el metro fueron el pan de cada día. No logró publicar un segundo álbum durante un largo tiempo por una enfermedad que la apartó de su vocación. Aún así, continúo con la formación de su carrera, se renovó y adopta el nombre artístico que ya todos conocemos. En poco tiempo, la publicación de sus siguientes discos sería un hecho.

Y poco a poco, el éxito se fue manifestando en su carrera, aquella que hizo resurgir con diferentes trabajos discográficos y presentaciones en vivo

Desechable, Tornasol y Mon Laferte Vol. I fueron piezas discográficas que le dieron renombre a esta artista “revelación” que ya conquistaba las radios chilenas y mexicanas con su estilo de pop rock alternativo. Sin embargo, es evidente que el auge se daría en un 2017 que significó la consolidación de la cantante a nivel latinoamericano. Casi un año de trabajo y preparación fue necesario para formar el proyecto más ambicioso de la chilena… ¿El álbum cumple con las expectativas que ofrece? ¿Merece el reconocimiento que se ha suscitado alrededor de él? Vamos a verlo, track por track.

La Trenza (2017)

1.  Pa’ donde se fue
2.  Que sí
3.  Mi buen amor (ft. Enrique Bunbury)
4.  Ana
5.  Amárrame (ft. Juanes)
6.  Yo te qui
7.  Primaveral
8.  No te fumes mi mariguana
9.  Cielito de Abril (ft. Manuel García)
10. Flaco
11. La Trenza

Todas las canciones fueros escritas por Monserrat Bustamante Laferte. En algunas de ellas, existió el talento creativo de: Gamaliel de Santiago (2), Erwin Flores y Rolando Carpio (4), Manú Jalil (8), César Ceja (9).

Se podría catalogar a esta pieza dentro de un género de música alternativa que incluye un tributo al folclor latinoamericano en aspectos de diversa índole: el ritmo, los instrumentos, el mismo estilo vocal que manifiesta la cantante a lo largo de todo el disco. Es interesante ver un proyecto de este tipo… No obstante, existen unos detalles que impiden que el género profesado por la artista chilena sea lo suficientemente natural. Vamos por partes.

Un comienzo enternecedor… Más bien, lleno de emociones tristes. Eso es lo que presenta Pa’ donde se fue; que sin ser precisamente una canción tópica acerca del amor o desamor común entre personas, logra representar de manera adecuada el efecto de la ausencia de esa figura paternal en las personas: Tanto de la hija que creció en medio de la naturaleza con una soledad latente, como del padre que llegará a viejo sin tener el cariño de su descendiente. Una voz moderada, con la expresividad suficiente, y acompañada de una mezcla instrumental que conserva una armonía que evoca a la nostalgia y a una fortaleza medianamente ficticia.

"Ya hice mal porque ya te perdí, sabiendo que envejeces por ahí"

Continuamos con Que sí, un vistazo en tercera persona a las chocoaventuras de unos amantes: desde que se conocen hasta que consuman su inconmensurable amor. Sí, solamente eso. La elegancia tropical de esta melodía es evidente… Aunque lamentablemente la letra resulta ser en ocasiones bastante superficial. Esto último no sería un problema, si la musicalización no evocara esa belleza natural en la que se acomodarían mejor unas líricas más abstractas. Tal vez sea sólo mi impresión, pero por ese lado no convence. Por lo demás, cuenta con interpretaciones instrumentales y vocales bastante pulidas (Esas cuerdas pueden transportar a una persona a la playa más remota o al bosque más lejano).

"Esos dos se derritieron frente a una fogata... Todo todo se dijeron"

Mi buen amor cuenta con la participación del legendario Enrique Bunbury, con quien se representa el egoísmo en un amor que prácticamente ya no existe, en manos de una pareja disfuncional en la cual un mismo sujeto comete errores a diestra y siniestra, a la vez que quiere “enmendar” las fallas. Sinceramente, resulta ser el primer track decepcionante dentro de este trabajo discográfico. Y no es para menos, pues con Bunbury se espera material verdaderamente inspirador… En vez de un contenido soso y aburrido que cuenta con las exageradas interacciones vocales de una Mon Laferte que parece no saber moderar su voz en los momentos de mayor tensión: Caricaturización de la voz a la vista.

"Tú no cambiarás, no me vas a convencer de que ahora sí, todo va a estar bien"

¿Por qué hay tanto tedio? La temática tratada ya se ha visto en muchas otras canciones; no obstante, lo que aniquila a esta tonada es la manera tan simplona en la que el tema es desarrollado. (Sí, no me vas a convencer. Sí, fuiste egoísta. Sí, quieres ser mi amigo. ¿Para que amigos si no hay cariño? Mentiras y más mentiras. Mala Gente). Al menos, otros artistas se toman la molestia de ofrecer un contexto más nutrido o detallar aún más las facetas de los individuos. Aquí no. Todo es tan bidimensional, que llega a ser fastidioso. Decepción absoluta.

Pensé que una colaboración de ellos sería realmente maravillosa. No fue lo esperado.

Ana continúa un poco en la tónica de la caricaturización de la voz, aunque es menos frecuente (Gracias al cielo). No demos enfoque a la letra, debido a que no merece la pena un detalle específico. Aún así, el enfoque debe existir en los arreglos instrumentales que nos entrega, los cuales son… Una fanfarria de trompetas que no exhibe en forma efectiva el folclor que la señorita Laferte quiere demostrar en su álbum. Este cover no es perfecto, pero tampoco es tan malo. Es una pieza neutra.

"Eres tú, Ana. Una dulce ilusión que he de tener"

El disco sigue con la archiconocida Amárrame, aquella colaboración con Juanes que resultó ser el primer sencillo de este proyecto. Personalmente, esta fue la pieza que me atrajo a escuchar a la artista chilena de manera definitiva y que, de paso, me enamoró. ¿Mejor que la colaboración con Bunbury? Probablemente. Es una melodía que transpira sensualidad, una cumbia que habla acerca del amor visto desde el punto de vista más caliente y excitante que se puedan imaginar. Toma los elementos necesarios del folclor para construir una pieza exquisita que, lejos de ser perfecta, si se puede considerar como una canción sobresaliente del género alternativo. Esa consonancia entre las voces de Juan Esteban y Monserrat es increíble, a mi parecer.

"Quiero ver tu perversión: Hasta dónde llegas, hasta dónde me has llevado"

Yo te qui, no es muy memorable… aunque es simpática. Otra canción donde el folclor funciona en su mayoría, en una temática donde el amor no correspondido protagoniza varios versos que parten de símiles y algunas hipérboles. Cuerdas y vientos se ponen de acuerdo para entregarle un ambiente problemático y bello a un tema un poco cliché, pero que resulta ser efectivo en su atmósfera.

"Aunque sé que no soy la más bella, este amor por ti hasta mata"

Primaveral es… ¿tierna? Los misterios de la naturalidad de la adolescencia condensados en una sola canción. ¿Bipolaridad? ¿Inestabilidad? Sé que lo expresado en la canción radica en la cotidianidad de la vida de unas personas específicas que manifiestan estos estados, pero por alguna extraña razón, es difícil tomar en serio a estas líricas. Puede existir ternura, pero eso no le quita la baja calidad que pueda tener una letra tan “sutil” como esta. Definitivamente el tema de la vida rutinaria no es uno de los fuertes de Mon Laferte. De resto, la instrumentación está bonita y es cohesiva con el contexto de esta pieza… aunque no es gran cosa, realmente.

"A veces me aburre la vida, tú me haces más bellos los días"

El álbum sigue con No te fumes mi mariguana, con unos acordes y una melodía bastante animada y graciosa, a decir verdad. Creo que eso es lo único rescatable. La letra es… ¿Comedia? ¿Una anécdota dominguera? ¿Una metáfora acerca de la confianza? La verdad, no sé. Esta “oda a la poesía” es de las menos recomendables de La Trenza por razones más que evidentes. No es tan abstracta porque intenta tener un contexto. No es tan concreta porque no aborda bien ese contexto. Es un punto a medio camino.

"¿Qué voy a hacer? Sin mi mexicana, mi bella Juana. No, va a volver"

Cielito de Abril hace pensar, hace reflexionar. En realidad, es una joya dentro del disco. Con un ambiente natural, unas guitarras que inspiran calma, y la colaboración de Manuel García; esta canción ofrece esa tranquilidad que se hacía necesaria desde hace algunos tracks atrás. En una vida que quedará inconclusa, ocurren situaciones de cualquier tipo que nutren nuestras vivencias. Es pausada, suave, tierna y encantadora. De las mejores.

"Sólo me queda respirar. Ahora me dejaré llevar"

Flaco representa nostalgia, lejanía y tristeza. La letra, aunque medianamente superficial, resulta ser bella y sincera. Además, algunos instrumentos se dan el lujo de interactuar cual ambiente natural lleno de árboles y fauna diversa. En ocasiones, tenemos una voz juguetona de parte de la señorita Laferte, sin dejar atrás ese sentimiento latente carente de alegría. El defecto: ¿Por qué carajos volvemos a ver la exageración vocal de la artista chilena, en puntos en los que, con un buen manejo, puede tener un mejor desempeño en su voz? ¿Por qué? Eso mata parte de la esencia verídica que posee esta melodía. Como sea, no es un defecto tan dañino… Pero sí afecta lo suficiente a la calidad de esta tonada.

"Todo este blanco me perturba, y me priva de la razón"

Con La Trenza, la pieza homónima, es que se cierra este disco lleno de sorpresas. Un consejo, una conversación hacia una señorita, la mujer de la siguiente generación, la cual cuenta con unas virtudes excepcionales, que no caiga en cometer los errores que una vieja señora cometió en el pasado. Un son bello, con tintes de inspiración notables, y que demuestra que, aún después de canciones de contenido pobre, Mon Laferte sí tiene música rescatable y sobresaliente para ofrecer. El folclor sí es latente en este último track y la instrumentación acústica es un deleite hasta para los oídos más exigentes. Definitivamente, un gran cierre para el disco.

"No vas a caer como esta vieja, que dejó de cantar por un amor"

Después de ver lo que cada pieza de este álbum tenía por ofrecer, se puede concluir que es un contenido bastante variado en calidad. No dudo del esfuerzo y el talento que le requirió a la señorita Laferte la creación de un proyecto tan ambicioso como el que hemos visto. Sin embargo, algunas melodías pecan de tener un contexto desarrollado a medias o de una caricaturización de la voz que está lejos del máximo potencial que esta artista realmente llega a ofrecer en una presentación en vivo, por ejemplo.

"Amárrame..."

Es hora de dar el veredicto a uno de los contenidos más afamados de aquel 2017…


ESCALA DE CALIFICACIÓN: -4 (Indeseable) ****** 0 (Común, Punto Medio) ****** 4 (Excelente)

Valoración Final: 0,9… Más bien, 1 (Uno). No merece ni más, ni menos. Tiene a su favor las delicias instrumentales que entregan un estilo folclórico que si bien, no es auténtico; si entrega una calidad respetable frente a muchos contenidos de la industria latinoamericana. Hay fallas garrafales en unas cuantas canciones que impiden tomar en serio los contextos en ciertas ocasiones. La consolidación de Mon Laferte logra ser un fenómeno que no deja indiferente a ninguna persona, pero que en ciertos puntos deja mucho que desear. Aun así, La Trenza destila ternura, talento, incandescencia y sensualidad, en un tiempo donde la tendencia musical se inclina hacia los peores lados. Para un servidor, un disco disfrutable. A nivel objetivo, es un producto aceptable.

Si Mon Laferte llega a leer esto, de todo corazón, la felicito por lograr consolidar su talento y popularidad en América Latina en el año que pasó. Aunque el disco no me pareció tan bueno del todo, espero que con sus presentaciones en vivo y sus futuros proyectos, logre demostrar el máximo potencial que tiene a nivel artístico. Gracias, Mon.

Gracias, Mon.

Nos vemos en una próxima ocasión con más contenido interesante en esta dimensión. ¡Hasta la otra!


“Ahora el fin marca un nuevo inicio”