2.16.2019

One Hit Wonders en "Español" - Parte 1: ¡Qué éxitos tan "maravillosos"!

¡Ahora han entrado a un nuevo inicio!
No sé cuánto tiempo más me tarde en terminar este proyecto que tenía contemplado desde hace tres años... Todo ese tiempo ha sido para reflexionar acerca de la forma en la cual pretendo abordar este tema tan multifacético como popular. Además, pude observar que la larga lista ocuparía más de un artículo, por lo que ahora tienen sólo la primera parte. ¡Disfrutenla!

A pesar de que la sociedad en general no reconoce el concepto por su nombre, es muy seguro que ha tenido la oportunidad de experimentar varios casos como los que hoy vamos a analizar. Desde experimentos perversos para la naturaleza humana (o al menos, para su oído), hasta reliquias infravaloradas que lamentablemente en la actualidad no pasan de ser un “periódico de ayer”. El siguiente es un compilado de aquellos individuos cuyas canciones que alcanzaron el éxito al encabezar las listas de popularidad, para luego desaparecer entre las tinieblas de la indiferencia sin dejar rastro alguno. Bienvenidos a un nuevo Artículo Especial en esta página, con los “One Hit Wonder”, más significativos de la música latinoamericana.

El tema de hoy. One Hit Wonders Volumen 1: ¡Qué exitos tan "maravillosos"!

Algunas condiciones antes de iniciar:

-  Este artículo se encuentra realizado por un sujeto que nació y creció en Colombia. Por ende, pueden incluirse melodías que hayan sido “flor de un día” en este país; cuando en otros territorios nunca se hayan enterado de su existencia.
-  No voy a incluir nada relacionado al género musical conocido como “Tropipop”. Aunque quisiera hacerlo (y ternuritas como “Mira Nena” de Tinto puedan entrar en esta categoría), voy a crear una columna enfocada exclusivamente en dicho género.
-  Existe la posibilidad de que se excluyan canciones que gozaron de las mieles de la fama en un sólo país, sin tener impacto en el resto de regiones… Desde el principio lamento que esa parte de tu nostalgia no se encuentre por aquí.

Ahora sí, comencemos con esta larga lista. ¡Prepárense para refrescar sus memorias y evocar la nostalgia!

Abriendo la lista encontramos a Las Ketchup (lit. Salsa de Tomate), aquel grupo español de nombre raro conformado por las cuatro hermanas Muñoz, que saltaron a la fama gracias al principal sencillo de su álbum debut “Las hijas del tomate” (¡Todo está conectado!) del 2002: Aserejé. Escrita por Manuel Ruiz Queco, tomando como base la canción Rapper’s Delight de un grupo de hip hop gringo llamado The Sugarhill Gang. De hecho, el coro del Aserejé es el comienzo de dicha canción interpretado por Nicolás Maduro. ¿Baile característico? Por supuesto, hasta puedo atreverme a decir que tenía una coreografía tan conocida como La Macarena.

—Un bloody mary, por favor!

1. Aserejé (The Ketchup Song) - Las Ketchup [2002]
"Y la baila, y la goza, y la canta..."

¿Qué hay de la tonada en sí? Trata acerca de un hombre que le encanta la fiesta, al punto de pasar todas sus noches en eterna rumba. Sí, así de simple. ¿Y cuál es el himno de las doce del que las chicas tanto hablan? Me imagino que es el coro extraño ese. Así mismo, esta resulta ser uno de los One Hit Wonders que posee una instrumentación genérica y nada atractiva, salvando ciertos toques de guitarra antes de cada verso. Linda moda.

—Duty Free, Duty Free, Tuty Friiiiiiiiii.

El trío dinámico, en la actualidad. Ahí siguen, viviendo de su único gran éxito.

¿Qué resultó de todo esto? Fue un boom tremendo que ni las propias cantantes supieron manejar. Poco tiempo después, todo pintaba pluscuamperfecto para el cuarteto de chicas, las cuales fueron olvidadas rápidamente. De hecho, su participación en Eurovisión 2006 representando a España las terminó de enterrar. Juzguen por ustedes mismos.

—Puedo ser de barrio bajo ANDERGRAUN… ¿?

Material Extra: Bloody Mary - Las Ketchup [2006] (¿Whaaaaat?)
A ustedes dejo los comentarios acerca de las señoritas del Asereje, cantando algo que no es el Asereje.

—¿Qué tenemos DJ rápidamente? ¡Clímax! ¡Qué comience la fiesta!

Mesa que más aplauda, le mando a la niña. Za za za, yacuza, yacuza. Antes de que me digan que es una referencia a la mafia japonesa, quiero que escuchen la pintoresca historia de este exitazo mexicano del verano. Oskar Lobo fue un reconocido animador en la Ciudad de Veracruz, el cual se dedicaba a ser disc jockey en algunos de los centros de table dance más populares de los alrededores. Se cansó de ser empleado y más adelante quiso crear su propio sitio para fiestas y espectáculos varios llamado “Clímax”. El día de inauguración, junto a unos amigos suyos llamados Mr. Grillo y DJ Lápiz, presentarían al mundo uno de los sencillos más poéticos del mundo entero (jajajaja).

2. Za Za Za "Mesa que más aplauda" - Grupo Climax [2004]
Esta es la única versión cuyo vídeo no fue censurado, y que contiene la mítica frase del América.
"Za za za, yacuza, yacuza".

Ofreciendo cada diva del lugar a la mesa que más aplaudiera, mencionando profesiones y lugares de México, y mandando al América a chingar a su madre; fue que se hizo popular esta pieza entre las masas de toda la sociedad. Un montón de popularidad para un ritmo uniforme que no tiene variación en toda su duración (salvo unas cuantas “inspiraciones” dadas por el acordeón). La letra es… ¿Hay letra? Creo que sí, porque mencionan regiones, equipos de fútbol, tipos de personas. El vídeo original denota bastante que todo tuvo origen en un table dance. Incluso para esos lugares, esta canción es muy vulgar. El único incentivo para escuchar esto es la siguiente frase que me saca una carcajada monumental: —Y el América, que chin**e a su madre.

Hasta Climax se puede ganar un Billboard!. Ahí pueden ver el peso muerto que es tener esos premios.

—Porque yo en el amor, soy un idiota...

Bajamos hacia una historia triste y que puede deprimir a los más sentimentales. La historia de un compositor cubano que forjó su vida a lo largo de la música, sin mucho éxito o reconocimiento, pero feliz al parecer. Polo Montañez empezó la publicación de su discografía en 1999, donde sólo grabó dos discos en su carrera que se convirtieron en su carta de presentación y despedida de la industria musical, puesto que resultaría gravemente herido en un accidente de tránsito que le costó su vida en el 2002. Sí, al puro estilo de Nino Bravo casi 30 años atrás.

Primer álbum del compositor, cuya popularidad se elevó por la canción que veremos a continuación.

A diferencia del tenor español, que era un joven con una carrera consolidada en los cinco años anteriores a su muerte; Polo no contaba con la misma fortuna. De las más de setenta canciones que compuso en su vida, sólo quedó una en la memoria colectiva de las personas que lo escucharon: Un montón de estrellas. El fallecimiento del sonero suscitó la proliferación aún más extensa del susodicho éxito, que se convertiría en la única cuota musical significativa del recién fallecido. Un One Hit Wonder amplificado por tragedia, en definitiva.

3. Un montón de estrellas - Polo Montañez [1999]
"Unas veces me desprecia, y otras veces lo hace para entretenerme... Y es así"

¿Qué tal la canción? Es acústica en su máximo esplendor. Cuenta con una melodía de cuerda cuyo compás es ágil, perfecto para ser una joya bailable. La letra apela mucho a la decepción, la traición y la trágica cotidianidad, difiriendo bastante de esas historias alegres o graciosas que primaban en el son cubano. La voz es el menor atractivo de la pieza, carente de emoción y de realismo; aunque ese detalle no dañaba los demás aspectos. Bailablemente depresiva. Que particular.

—Bailo a mi manera, como los primates. Soy una rumbera.

No podía dejar pasar este artículo sin hablar de la señorita Melody, su “Pata Negra” y los “Gorilas” con el efecto 3D más magnificente del mundo, con semejanzas al Donkey Kong del Super Nintendo. El baile del gorila se estableció como una de las tendencias familiares de la música más sonadas a principios del nuevo milenio, de la mano de una niña española de 11 años que cantaba acerca de cómo le fascinaba bailar al estilo de los primates, literalmente.

4. El baile del gorila - Melody [2001]
"Las manos hacia arriba, ídem hacia abajo. Y como los gorilas..."

¿Qué más queda por explorar dentro de esta pieza musical? Pues lo clásico: Unas notas y beats pegadizos, ese estilo lejano de flamenco mezclado con una porción de electrónica, y un piano milagroso que en primera instancia no se nota (Por cierto, se conseguían a unos instrumentistas más competentes que la misma canción jaja). No buscaba ser profunda ni nada por el estilo; sino que más bien buscaba posicionarse como un mero disfrute pasajero… Y así resultó. Ahora Melody es poco escuchada fuera de la madre patria, e incluso eso es decir mucho. Triste por la cantante

Melody, ya crecida. Muy atractiva, por cierto. No me la imagino haciendo como un gorila actualmente

PD: Me pasé riéndome cinco minutos de esos gorilas. ¡Solo mirenlos! Esa época fue muy pintoresca.
No, pues... Uh, uh, uh.
—Ladies and Gentleman, this is Mambo Number Five.

La siguiente es la única excepción a la regla del "Español". Ahora deseo hablar de un caso particular en el que la melodía original se gesta gracias al padre del mambo, el cubano Damaso Pérez Prado, que con su orquesta organiza la primera versión de lo que se conoce como el Mambo No. 5. La popularidad no sería tan abundante, pero ahí destacó durante los años dorados del ritmo en cuestión. Ya para 1999, el alemán Lou Bega reversionaría la creación latina a un contexto internacional, sin dejar de lado su esencia rítmica… Por esa explicación complicada, se podría considerar como un One Hit Wonder latino (o al menos, es una buena excusa para que se encuentre en esta lista). Esta canción explotó y tuvo amplio recibimiento.

5. Mambo No. 5 - Lou Bega (Cover de una canción en español) [1999]
"A little bit of Jessica, here I am. A little bit of you, makes me your man"

Y ¿Qué tal esta versión? Pues está bien, a secas. La letra habla sobre un hombre que se toma el coqueteo como deporte y desea probar “un poco” de lo que puedan ofrecer todas las mujeres dulces del planeta (¡Oh, que lindura!). Los versos son olvidables a más no poder y lo más rescatable es el estribillo, que es más pegajoso que cualquier goma de mascar (A little bit of nana, nana na; a little bit of nana, nana na...). La parte instrumental es en lo que más se esforzaron, y se nota: Definitivamente ahí está la clave de su éxito, incluyendo cada detalle que rememora a lo más clásico del mambo (gritos, saxofones, trompetas, enumeraciones, lo típico). Un buen intento, pero hasta ahí. ¿Por cierto, alguien ha vuelto a ver a Lou Bega? Es que aún no lo encuentro...

No encuentro a Lou Bega, pero al menos aparenta estar bien. ¿Cierto?

—¡Vida! ¡Devuélveme mis fantasias!

El caso de Son By Four es más raro que trágico… o eso parece. Es una agrupación puertorriqueña fundada por el letrista Omar Alfanno, que tiene grandes hitos del mundo salsero a su crédito: “El Gran Varón”, “Conciencia” y “Amores como el nuestro” fueron grandes éxitos concebidos por este hombre, el cual quiso emprender un ambicioso proyecto a finales de los 90 que involucraba la creación de un grupo salsero y de baladas que se convirtiera en la promesa del nuevo milenio, musicalmente hablando. No lo logró.

6. A puro dolor - Son by Four [2000]
"Las tardes son un laberinto, y las noches me saben a puro dolor"

A puro dolor es la muestra clara de que sólo una canción sobresalió de la idea del grupo, sin contar el bajo reconocimiento que terminaron obteniendo al punto de separarse por un tiempo y años después volver, en el marco de la música cristiana (Así de loco terminó todo, en serio). Y respecto a la tonada en cuestión, es posible notar toda esa influencia de Alfanno en lo que terminó siendo una balada romántica como las que interpretan Jerry Rivera o Gilberto Santarrosa. El coro de voces es de ensueño, y tenía potencial que se podía explotar en una futura carrera que no trascendió. Y la parte lírica está bien: No es magnífica, pero es un buen producto. Lástima que el proyecto no salió bien…

Deben estar vendiendo los nuevos álbumes cristianos como pan caliente... O eso supongo.

—¡Let's get it wild and CHA CHA all night long! Yeah...

Para el final, la mejor joya que se puede encontrar en este compilado a nivel instrumental. Chelo, cantante boricua que empezó su “carrera musical” desde muy joven, como integrante invitado en el grupo salsero de su padre interpretando la conga. Más adelante, tendría contacto con el Cangri en persona… El “Tiguá” preferido por los niños: Daddy Yankee. De hecho, le pediría unirse a su equipo de trabajo como coreógrafo cuando estaba a punto de terminar su etapa escolar. Tiempo después, se decidiría a lanzar un álbum debut llamado 360°, cuyo éxito no se lo alcanzaba a imaginar ni él mismo.

Al parecer, la canción pegó en todo el mundo. ¿Whaaaaaat?

Incluso, el disco no se vendió porque fuera enteramente bueno o una revolución. Tuvo excelentes ventas gracias a un sencillo que venía incluido. Cha Cha, una especie de mambo moderno mezclado con hip hop y un poco de R&B que hablaba acerca de una mujer despampanante a la cual el cantante corteja e incita a desprenderse y bailar al ritmo de la percusión. Como la mayor parte de los One Hit Wonder bailables, carece de cualquier tipo de profundidad lírica. Y pues, lo que logró “pegar” esta canción fue el coro coqueto y medio inentendible con el que cuenta.

7. Cha Cha - Chelo [2006]
"Eres tú mi pasión, tentación, sensación de calor"

No obstante, lo que la convierte en un éxito destacable es cada detalle de la instrumentación: Es de las cosas más excelentes que he visto. Desde los timbales, pasando por los trombones y trompetas, hasta la manera en la que el pianista se luce con varias de las teclas de dicho instrumento. La voz de Chelo está afinada y es bacana de escuchar, pero no es la “octava maravilla”. La combinación de sonidos es muy agradable de escuchar, y es natural que las ganas de bailar aparezcan. ¡Increíble!

Pues en esa disco hay de todo. Desde piano hasta un contrabajo!

Por hoy terminamos esta primera lista de exitazos que siguen siendo recordados por un montón de personas, a diferencia de sus intérpretes, que quedaron olvidados y sin mucho legado. Nos veremos en un próximo artículo ¡Hasta la otra!


“Ahora el fin marca un nuevo inicio”